¿Quíen es el Espíritu Santo de Dios?

 

LA SANTIDAD DEL ESPÍRITU SANTO DE DIOS

Es un reconocimiento a la deidad divina, por lo tanto la adoración y alabanza a Él, es fundamental en el crecimiento Espiritual, todo es de Él y para Él.
Todo creyente tiene que saber a quien tiene o debe adorar y alabar.
La causa del poco o nulo crecimiento Espiritual  ha sido el no saber alabar y adorar al Espíritu Santo de Dios, como nuestro padre creador de todas las cosas.
El Espíritu Santo de Dios, ha permanecido contristado por mucho tiempo ya que no lo hemos considerado como nuestro Padre creador, Maestro, único amigo, guía, revelador, protector, transformador, sanador y de infinito AMOR divino.
La vida Espiritual del creyente debe ser dirigida y revelada por el Espíritu Santo de Dios y así poder llegar a ser un hijo de su reino aquí en la tierra.
Ser un hijo con autoridad Espiritual y con poder.
Para este gran privilegio somos llamados todos sus hijos.
Una vida abundante en bendiciones Espirituales como fruto del Espíritu Santo de Dios, santidad y la mente de Jesucristo
El mensaje que Jesucristo nos vino a dar es sobre el reino de Dios y su justicia.
Este mensaje es esencialmente Espiritual, lo demás viene por añadidura.
La vida de prosperidad económica no es el mensaje que Jesucristo nos vino a dar, sino solamente de sustento y abrigo, porque su reino es Espiritual.
Ahora pues ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
Esta es la vida que debemos hacer nuestra, continuamente agradando al Espíritu Santo de Dios, orando y velando (conectado con el) y dando gracias por todo.
Con esta forma de vida poder llegar a tener comunión con el Espíritu Santo de Dios, llegar a ser UNO con ÉL, haciendo siempre su buena, agradable y perfecta voluntad.

Fundación Cruzadas Evangelísticas.

 

EL FUEGO DEL ESPÍRITU SANTO DE DIOS

Es una manifestación del Espíritu Santo de Dios
Este fuego divino es el que quema el pecado en el hombre, permitiendo una liberación espiritual instantánea de demonios y potestades solamente.
Otra bendición que produce este fuego divino es el sentirse muy pecador frente al Espíritu Santo de Dios, permitiendo esta sensación una necesidad de búsqueda en la comunión del Espíritu Santo de Dios.
Esta manifestación además nos provoca una alegría inmensa en nuestra alma, permitiendo así una búsqueda más agradable.
El sentirse muy pecador delante el Espíritu Santo de Dios, nos permite sentirnos muy profundamente agraviados por esta practica del pecado.
Esta experiencia es muy necesaria en ciertos periodos del crecimiento Espiritual para llegar a tener una comunión con el Espíritu Santo de Dios.

Fundación Cruzadas Evangelísticas.

 

LA GUÍA DEL ESPÍRITU SANTO DE DIOS

El querer ser guiados por el Espíritu Santo de Dios depende de nosotros.
Así como cada ciego necesita de alguien para ser guiado, así también nosotros para avanzar en el crecimiento Espiritual, dependemos solamente del Espíritu Santo de Dios.
Esta dependencia del Espíritu Santo de Dios es fundamental para que se inicie esta guía.
Al sentirse el Espíritu Santo de Dios considerado por nosotros para que nos guíe, el por su infinito amor nos guiara.
La guía más común es a través de la Biblia.
El nos puede guiar a través de los sueños.
Puede ser por una visión.
Podemos también llegar a tener una guía más directa con el Espíritu Santo de Dios, a través de varias de sus manifestaciones.
Una de ellas se manifiesta al levantar el brazo colocándolo en forma horizontal, provocando El, unos temblores en la mano, suaves y constantes, dando a entender, con esto que es una respuesta afirmativa.
Otra forma de guiarnos es a través de la boca de nuestro estomago, provocando Él, un pequeño inflado en este sector, dando a entender con esto, que es una respuesta positiva.
Si la pregunta se hace en un sentido de negación, la respuesta será positiva, en este mismo sentido de negación a la pregunta.
Hay varias formas más para que el Espíritu Santo de Dios nos guíe.

Fundación Cruzadas Evangélicas.

 

QUIEN ES EL ESPÍRITU SANTO DE DIOS  

En el principio todo era sin vida, todo era sin luz, esa luz que solo el puede dar. El es el único que puede dar esa luz, luz de paz, luz de tranquilidad, y luz de amor.
El es el que desea guiar, enseñar, revelar, bendecir, proteger, amar, transformar y purificar.
Sin el nada somos.
El es todo.
Por Él somos protegidos del mundo espiritual y del mundo natural a través de los ángeles.
Por Él somos liberados del mundo espiritual.
Por Él somos sanados de este cuerpo físico.
Por Él y la sangre de Jesucristo son perdonados nuestros pecados las veces que sea necesario.
Por Él fue engendrado Jesucristo en Maria.
Por Él fue resucitado Jesucristo de la muerte.
Por Él fueron creadas todas las cosas espirituales y las naturales.
Todo lo creado por Él es perfecto.
El es el que nos da las bendiciones Espirituales (dones Espirituales, fruto del Espíritu, santidad y la mente de Jesucristo).

Fundación Cruzadas Evangelísticas.

 

EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO DE DIOS

En el día de Pentecostés todos ellos recibieron el Bautismo del Espíritu Santo de Dios.
Desde ese día se manifestó el poder en cada uno de ellos
Pedro fue el primero convirtiéndose en esa oportunidad tres mil personas.
Este poder capaz de sanar con la sombra de Pedro y dar sanidad a los paralíticos.
Este mismo poder es el que ha permanecido y permanecerá con nosotros por los siglos de los siglos  amén.
Cual será el o los motivos por el cual este mismo poder no se ha manifestado.
El principal de todos es la escasa revelación de su VERDAD ya que esta llega a nosotros solamente cuando nos entregamos en cuerpo, alma y espíritu.
Otra causa es el desconocimiento de la función del Espíritu Santo de Dios en cada uno de nosotros.
Estos motivos son los que impiden que ese mismo poder que uso a Pedro, se manifieste en nosotros.
Este poder tan maravilloso es el que el Espíritu Santo de Dios desea que se manifieste en nosotros, una inmensurable bendición para nuestra generación, la cual dependerá solamente de cuanta entrega y reconocimiento tenemos del Espíritu Santo de Dios.

Fundación Cruzadas Evangelísticas.

CRUZADAS EVANGELISTICAS